Esta noche es Nochebuena

No tenemos nada que hacer, ya está aquí… las señales están por todas partes, lo veo, lo huelo… Nada hay tan irremediable como la época navideña, cualquier otro compromiso o celebración puede ser eludido y grácilmente evitado. Pero ni una buena gripe nos librará, es imposible. No hay enfermedad común que dure del 24 de diciembre al 6 de enero. Así que, amigos, mejor será intentar disfrutarla de la mejor manera.

Ha llegado ese momento irremediable en el que dejamos de ser los seres que llegan a casa de los abuelos con la naricilla roja y ganas de jugar con los regalos de Papa Noel, ahora nos toca ser anfitriones de estas fiestas, y sinceramente no es fácil.

Es una ocasión más en las que te das cuenta del valor de las madres y abuelas, cómo, ¿CÓMO consiguen hacer parecer fácil la preparación de un menú para 17 comensales con varios entrantes, primeros, platos fuertes, generalmente asados, postres caseros… preparación de una decoración maravillosa, performance para los niños, entrega de regalos  y lo más importante una banda sonora que haga que hasta disfrutemos de la navidad? ¿Cómo pueden ser nuestras madres y abuelas un ser perfecto mezcla de Martín Berasategui,  Juan Mari Arzak, un decorador del sacrosanto Telva o el Mueble, y un maestro capaz de ambientar las más selectas celebraciones?

No sé vosotros, yo necesito ayuda, la preparación de la mesa ya la hemos visto en una entrada anterior, y yo he elegido Noche de Cristal y Nácar. Como veréis es un ambiente súper elegante y especial, en mi familia Nochebuena es el evento principal de la navidad, y no hay hueco para la improvisación o para los experimentos, es un momento de disfrutar en familia y con cierto boato, en esta noche del año hasta mi hermano más alternativo se pone el traje.

Arreglado el punto decoración el tema cocina lo tengo complicado porque entre mis muchos defectos podemos incluir el cocinar… mal-fatal, eso sí, sigo las instrucciones divinamente  así que me voy a decantar por el menú propuesto, y soy un piche de cocina de excepción, el Watson que todo buen cocinero quiere cerca. Aunque el mejor consejo, amigos, sería casarse con un buen cocinero… es sin duda un win-win.

Pero con todo esto todavía no tenemos la magia lista, no hay nada peor que una cena de navidad maravillosa con una banda sonora de ruido de tenedores y copas, ese incómodo silencio que hace que te de pavor probar cualquier elemento demasiado crujiente debe ser por todos modos evitado, y ahí, ahí queridos compañeros amantes (o no) de la navidad es donde vengo a aportar algo de cordura.

Para el momento música digo BASTA al mundo María Carey, digo NO a Luis Miguel, basta! Pongamos cordura en una cena tan especial, yo os propongo que ya que tenemos esa mesa que hace que hasta a mí  me apetezca que llegue el 24… el buen gusto musical armonice la velada.

Desde el Mundo Leduet os proponemos algo diferente, proponemos una navidad que suene a la navidad de los años 50, proponemos una navidad que nos evoque a una noche patinando en el Rockefeller Center, proponemos Jazz, proponemos Frank Sinatra, proponemos Marva Whitney, proponemos esto porque, darle al link… Frank Sinatra – The Christmas Song, no es esta la mejor navidad? No es la navidad (Judy Garland- Have yourself a Merry Little Christmas) elegante, sobria, distinguida. Y porqué no…  mejor que la de vuestras hermanas y cuñadas, dejémonos llevar por la sana competitividad y hagamos al resto morder el polvo!!! Con todo esto, ahora estoy deseando que llegue J

Si queréis escuchar toda la música que os vamos proponiendo puedes seguir nuestras playlists en nuestra cuenta de Spotify Leduet.

¡Sólo tienes que darle al play!

Navidad – MUNDO LEDUET

A. Denota

Un menú navideño fuera de lo común

Las conclusiones a las que a veces llegamos sólo por pequeños detalles me parecen dignas de estudio. Hace tan sólo unos días, justo antes de inaugurar este blog, un inesperado encuentro me hizo cambiar mi primera receta. Aunque la temática sigue siendo la Navidad, gracias a Dios mi estudio no debe ser tan profundo, decidí que no iba a contaros una “típica” aunque deliciosa (y estudiada) receta navideña.
Os voy a proponer un menú diferente. Muy personal. Con ingredientes clásicos de la época del año en la que nos encontramos pero que no suelen estar incluidos en los menús navideños. Acorde con las mesas que os proponemos en Leduet, todas tienen un toque tradicional pero los detalles las hacen completamente únicas y originales.


La Navidad ha llegado, que cada uno la disfrute a su manera. Pero que la disfrute mucho.

Menú:
Canelones de Brandada de bacalao con escalibada de berenjenas.
Codorniz confitada en aceite de jengibre con verduritas.
Trufas de chocolate al ron con cardamomo.

recetas_leduet

1. Canelones de Brandada de bacalao con escalibada de berenjenas
Ingredientes para los canelones: (4 comensales)
16 placas de canelones
3 dientes de ajo
450 gr de migas de bacalao desalado
un poquito  de Nata líquida
1 litro de Bechamel
Queso Rallado
Aceite de Oliva Virgen extra
Sal
Ingredientes para la escalibada:
2 pimientos rojos grandes
2 berenjenas grandes
Azúcar
Sal

Elaboración:
Comenzamos con la brandada de bacalao. En una sartén con aceite ponemos los ajitos cortados y dejamos que se doren un poco. Añadimos el bacalao y damos unas vueltas hasta que ligue con el aceite y retiramos del fuego. Lo introducimos en la batidora y vamos añadiendo la nata poco a poco, hasta conseguir textura de mahonesa. Reservamos.
Aparte, en un cazo con agua hirviendo y sal, ponemos a cocer la pasta, según indicaciones del fabricante. Reservamos.
Una vez que las placas estén frías las rellenamos con la brandada de bacalao y vamos colocando en una fuente.  Cubrimos los canelones con la bechamel que hemos mezclado con la escalibada y espolvoreamos con queso rallado. Introducimos en el horno precalentado a 200 º unos 15 minutos aproximadamente. Servimos rápidamente.
Preparación de la de escalibada:
Asamos las berenjenas y los pimientos rojos en el horno. Cuando estén los pelamos y quitamos las pepitas. Una vez limpios, trituramos en un recipiente junto con la bechamel, comprobamos de sal y añadimos una pizca de azúcar.
Emplatado
A  la hora de introducir los canelones en el horno, seguimos estas pautas: En una fuente alargada hacemos una cama muy finita con la bechamel. Colocamos los canelones perfectamente alineados encima y los regamos haciendo líneas con el resto de la bechamel.
A la hora de servir, podemos completar el plato añadiendo a la sartén unos segundos unas lascas de parmesano, sirviéndolas a modo de crujiente.

2. Codorniz confitada en aceite de jengibre con verduritas
Ingredientes (4 comensales):
4 codornices
1 pimiento rojo y un pimiento verde
1  cebolleta
1 zanahoria
5 dientes de ajo grandes
4 rodajas gruesas de jengibre fresco y un trocito más rallado.
Salsa de soja
Pimienta negra
Aceite de oliva Virgen extra
Sal


Elaboración:
En una cazuela introducimos las codornices salpimentadas al gusto, las doramos por todos sus lados. A continuación, en otra cazuela, donde se estarán confitando a unos 65-70 grados, el jengibre y dos dientes de ajo, añadimos las codornices y dejamos confitar durante 40 minutos (el tiempo puede variar según el tamaño de las aves).
Mientras las codornices se confitan vamos preparando las verduritas. Las cortamos en tiras lo más homogéneas posibles para que luego la presentación del plato quede más vistosa.
En un wok (o sartén si no se tiene) ponemos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y salteamos todas las verduras a excepción de la cebolleta que, como se hace antes, la uniremos un poquito después. Añadimos el jengibre rallado, pimienta negra y nada de sal porque la salsa de soja ya es bastante salada.
Cuando empiecen a estar tiernas, pero que todavía se conserven crujientes, añadimos la cebolleta, la salsa de soja y mezclamos todo bien, pasados unos minutos retiramos.

Emplatado:
Sirve una cama de verduras con salsa de soja y sobre ella coloca la codorniz confitada bañándola con una cucharada del aceite de jengibre que resultó de la elaboración.

3. Trufas de chocolate al ron con cardamomo

Ingredientes:
200 g chocolate – hay una tableta de la marca Nestlé (Nestlé  chocolate negro para repostería) con la que quedan muy ricas
50 g mantequilla
250 ml nata liquida
20 ml ron
Cacao en polvo – o fideos de chocolate


Elaboración:
Se calienta la nata en un cazo y cuando comienza a hervir se vierte sobre otro bol donde tengamos el chocolate en trocitos. Se bate enérgicamente para conseguir que se ligue todo perfectamente. A continuación se incorpora la mantequilla y el ron y un par de semillas de cardamomo muy muy machacadas y se mezcla todo bien
Añadir la semillita de cardamomo da  un toque fresco y a la vez medio picante, tipo el sabor que te queda después de tomar un AfterEight.
Dejamos reposar la mezcla hasta que se enfríe a temperatura ambiente antes de meter el bol en la nevera. Cuando la mezcla está bien firme, se hacen pequeñas bolitas con la ayuda de unas cucharitas de café, y las rebozamos en cacao o en los fideos de chocolate (lo que más nos guste) y se presentan en pequeñas cápsulas.  Reservamos en la nevera hasta la hora de servir.

Bon appetit!!

S. Lasal

El arte de poner la mesa en Navidad

Cuando empezamos a imaginar las mesas de Leduet, tomó un protagonismo especial, las mesas estrellas del año. Las mesas de Navidad. Ese evento en el que todos nos sentamos por lo menos tres veces al año, Nochebuena, Navidad y Fin de año. Hasta ahora, siempre hemos sido invitadas a las mesas familiares de nuestros padres, abuelos, tíos o amigos. Ser invitado es una gozada, llegas a la casa, todo está listo, la mesa perfecta, preciosa, la cena exquisita,… Pero ¿y si tuviésemos que organizarla en nuestra casa? CRISSSSSSISSS!!¡Que no cunda el pánico!! ¿Por dónde empezar? Pues bien, aquí tenéis nuestras ideas, para que podáis coger lo que más os guste de ellas y adaptarlas a vuestras casas, vuestras mesas, vuestras vajillas, vasos,… y sobre todo avuestros gustos.

Están pensadas para que cualquiera pueda hacerlas, sobre todo la decoración, ¡es fácil y súper asequible! Ahora que está tan de moda el Do It Yourself, aquí tenéis unas cuantas ideas para que vuestra mesa sea única y especial. El denominador común es la vajilla de Nácar, una vajilla realmente espectacular. Nos recuerda a las antiguas piezas de opalinas de nuestras abuelas en una versión moderna y exclusiva. Mesas llenas de brillos para una fiesta tan especial. Os contamos nuestros secretos:

Jingle Bells:

mesa_leduet_jingle_bells

Una mesa tradicional en rojos, blancos y dorados. El mantel tiene mucha personalidad en tonos rojos y blancos con dibujos de ramas secas y corales, y sobre él un camino de mesa bordado haciendo juego. Colocamos unos bajo platos dorados y sencillos para dar más importancia a la vajilla, las copas elegantes de Muscari, y el toque final es la decoración:

Los servilleteros hechos a mano con una trenza de rafia y piñas naturales, hacen juego con el centro de la mesa, que no debe ser muy alto, para que no moleste la visibilidad de los invitados. Hemos colocado una bandeja dorada con espejo y encima dos velas blancas rodeadas de caracolas y piñas naturales. Fácil, fácil! El toque final, es dejar alguna piña colocada fuera de la bandeja, para que la decoración invada la mesa.

Para rematar, no hay que olvidar el detallito para cada comensal. Mirad qué bonito queda un detalle dentro de una queserita de cristal. Puede ser un bombón, un regalito, el nombre de cada comensal si queremos colocar de forma especial a nuestros invitados, o en nuestro caso una bonita campanita de cerámica para que a nadie se le olvide que estamos en NAVIDAD!!! Jingle bells, Jingle bells,…

Música de fondo:

mesa_leduet_pajaros

Cambiamos el oro por la plata, dejando el GRAN rojo como protagonista. En este caso hay dos manteles, que quedan impresionantes uno sobre el otro. El de abajo un lino clásico en gris (se admite cualquier otro color). Encima, un mantel de viscosa transparente. El resultado un plateado único. Para romper la seriedad, el rojo en el bajo plato.

Y aquí hemos querido utilizar un elemento tan de moda en estos últimos tiempos, los pájaros. Estos pequeños seres han invadido el mundo de la decoración en todos sus formatos. Y hemos querido comprobar cómo integrarlos en una mesa de Navidad. Hemos encontrado unos pajaritos de lana que hemos convertido en servilleteros. Al poner la servilleta encima del plato, da la sensación de que hay pajarillos posados en nuestros platos que nos reciben a la mesa. Este toque le da auténtica vida a la mesa. Para rematar la decoración, unas velas rojas y un sencillo jarrón donde hemos incluido sal gorda (shhh, secreto) que parece nieve sujetando unas ramas navideñas sobre las que se posan de nuevo los pajaritos.

Noche de cristal y Nácar:

mesa_leduet_cristal_nacar

Sobre la mesa anterior, quitamos el color rojo. El reto es conseguir una mesa espectacular sin el color estrella de la Navidad.

Cambiamos el bajo plato, y ponemos uno plateado. Y ahora qué?? Buscamos elementos que combinen con el nácar. A la mente vienen rápido las perlas y el cristal. Así que diseñamos unos servilleteros con perlas que combinan con el centro de la mesa, un jarrón lleno de collares de perlas y encima una vela. No puede ser más fácil. Quién no tiene (escondidos) esos collares y pulseras de perlas de mentira que nos ha regalado alguna tía por Navidad. Yo, tengo una por cada lado… 

Recordaros que los jarrones y los centros siempre quedan mejor sobre algún plato o bandeja,… para darle empaque a la decoración. Aquí hemos puesto el bajo plato de la vajilla de Nácar, y encima unas cuantas conchas que rematan la decoración.

En esta mesa el color y la magia nos las han proporcionado las maravillosas copas Cezanne de cristal de Polonia, vienen en juegos de seis piezas cada una de un color.

¿Qué os parece? Al final no ha sido tan difícil…y el resultado aquí lo tenéis. Así que si este año os toca poner la mesa… suerte y al toro! No dudéis en escribirnos si queréis ideas, consejos,… o simplemente compartir los nervios o las penas que a veces llegan en estas fechas… Podemos montar un gabinete de crisis en dos minutos!! En eso sí que somos expertas…

Si queréis ver cada elemento de las mesas sólo tenéis que entrar en www.leduet.es. La mesa es muy buen tema para regalar. Tenéis muchas ideas en nuestra web.
¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

 

M. Depapel

Bienvenidos al Mundo Leduet

Y… aquí estamos. Han pasado varios meses desde aquella tarde cuando, compartiendo un delicioso Azpilicueta, nació Leduet.

Empezamos a soñar con la creación de un portal donde plasmar y compartir todo lo que siempre nos había gustado: el arte, la decoración, la cocina y la buena compañía de nuestros amigos. Todo aquello con lo que siempre “fantaseábamos con dedicarnos si tuviésemos la oportunidad”, sin saber que podría hacerse realidad.

Antes de nada QUEREMOS DAR LAS GRACIAS. Son muchas las personas a las que podríamos nombrar aquí, pero como esto debe ser privado, confiamos en que todos y cada uno de los que habéis participado os sintáis identificados y sepáis lo mucho que os agradecemos el apoyo, el esfuerzo compartido, la paciencia, el aguante, los consejos, la ayuda, la experiencia, los chat tan divertidos, los vinos, los japoneses, la confianza, la compañía, las pocas horas de sueño y, sobre todo… las risas.

Y a todos los que entráis en el mundo Leduet por primera vez, esperamos que disfrutéis de la visita, y que paséis de vez en cuando por nuestras mesas para degustar nuestras propuestas.

En este blog intentaremos hacer especial cualquier reunión que te imagines. Te daremos ideas para la decoración, el menú, la música, el protocolo a seguir… y todo aquello que hará de tu encuentro un acontecimiento especial. De ti sólo dependerá la buena elección de los comensales, para todo lo demás confía en nosotras, confía en Leduet.

Nosotras.