¿Verano azul? y verde, rosa, amarillo,… Lookbook verano 2014 Leduet

Y por fin ha llegado el día. Apunto de comenzar el verano estamos muy contentas de presentaros la nueva colección de Leduet para la temporada estival.

lookbook-2014-leduet

En toda la nueva colección hemos querido transmitir una misma idea: ALEGRÍA, FRESCURA Y COLOR

El color, la mezcla de estilos, la sencillez de los DIY y el desenfado de las creaciones son el predominante de la colección. El verano está para disfrutarlo. Disfrutar del buen tiempo, de la familia y de los amigos. Y todo nuestro empeño lo hemos puesto para que este verano sea un verano lleno de alegría y de color pero con un toque Leduet.

Esperamos que os guste y que saboreéis nuestro nuevo Lookbook tanto como lo hemos hecho nosotras

Podéis verlo aquí: lookbook_leduet 2014

Fotografías de Marcos del Mazo, http://www.fotomdm.com

Anuncios

Banquete mexicano

Ya que estamos en plena Feria del Libro, nuestra entrada de hoy la dedicamos, como no podía ser de otra forma, a la literatura.

El libro que estoy leyendo me enganchó desde el principio. Es del cubano Leonardo Padura y se titula El hombre que amaba a los perros.

Me gusta por tres razones fundamentales:

1.- Por la documentación histórica que aporta.

2.- Por la sabiduría que demuestra el autor al ir intercalando capítulos con las historias de los tres personajes fundamentales: Liev Davídovich (Trostki), Ramón (Ramón Mercader) e Iván (el narrador, probablemente el propio Padura).

3.- Porque narra los hechos históricos encarnados en las personas que los protagonizaron, dándoles la dimensión humana necesaria para convertir la narración en novela.

Os cuento esto porque me he encontrado con un párrafo que tiene mucho que ver con Leduet. Cuando Trostki llega a México, lo reciben algunos amigos, entre ellos Frida Kahlo, con un espléndido banquete:

“Los vinos franceses y el rudo tequila mexicano ayudaron a Liev Davídovich y a Natalia en el empeño de saltar del mole poblano a las puntas de filete a la tampiqueña, del pescado a la veracruzana a la consistencia rugosa de las tortillas, coloreadas y enriquecidas con pollo, guacamole, ajíes, jitomates, frijoles refritos, cebollas y cerdo asado al carbón, todo salpicado con el fogoso chile que clamaba por otra copa de vino o un trago de tequila capaces de aplacar el incendio y limpiar el camino hacia la degustación de aquellas frutas (mangos, piñas, zapotes, guanábanas y guayabas) pulposas y dulces, insuperables para coronar el festín de unos gustos europeos deslumbrados por texturas, olores, consistencias y sabores que se revelaban exóticos para ellos. Abrumados por aquel banquete de los sentidos, Liev Davídovich descubrió cómo sus prevenciones se esfumaban y la tensión dejaba paso a una invasiva voluptuosidad tropical capaz de arroparlo en una molicie benéfica que su organismo y su cerebro agotados recibieron golosamente, según escribió”.

Como podéis comprobar, la escritura de Padura no tiene desperdicio, y la contribución benéfica de una buena comida en compañía de amigos es la mejor medicina para levantar el ánimo.

Espero que S. Lasal nos proporcione algunas de estas apetitosas recetas, M. Depapel nos dé ideas para decorar la mesa a la mexicana y A. Denota nos inspire con algún corrido.

Ahí os dejo unas cuantas propuestas: leer el libro de Padura (lo recomiendo vivamente a todos aquellos que os guste la historia), un viajecito a México y, si el presupuesto no alcanza, una cenita en un buen restaurante mexicano. Pero lo mejor es que os atreváis con las recetas que pronto aportaremos e invitéis a vuestros amigos a probarlas.

P. Delíber