Happy BRUNCH, Happy MUSIC

Estaba conduciendo camino a casa tras una larga y tan agotadora como productiva jornada de trabajo, cuando me descubrí a mí misma chascando los dedos y bailando (de cintura para arriba) con ese gesto tan peculiar de mover la cabeza como las mujeres de color en las series americanas… sabéis cómo digo?

Pues en ese momento de aislada felicidad en mi pequeño pero coqueto coche, tras ser descubierta por un conductor que no salía de su asombro… me di cuenta de que la canción que estaba escuchando en sí misma me había cambiado el humor y empecé a pensar…

De todas las reuniones de amigos posibles, si tuviera que elegir música para un Bruch, tendría en cuenta que es una reunión diurna, debe ser positiva, entretenida, por supuesto divertida…

Y por eso sin miedo a arriesgar demasiado… porque somos atrevidas, divertidas jóvenes y bellas, veamos canciones happy, sin pretensiones, aquí os propongo unos grupos y os dejo unas canciones, qué os parece? No os apetece tomaros un vinito con amigos en una soleada mañana de invierno escuchando…

Delafé y Las Flores Azules – Espíritu Santo

Elefantes – Que Yo No Lo Sabía

Manel – Benvolgut

Beirut – “Nantes”

Amaral – Mis amigos

Emilie Simon – Fleur De Saison

Emiliana Torrini – Jungle Drum

Sophie Madeleine – You make me happy

Para decorar la mesa, un mix colorido y alegre con un toque vintage: bajoplatos de madera con dibujos de pájaros, platos con flores alegres, los vasos diamante, un must que no os debe faltar… y una comida inolvidable… que nos aconseje S. Lasal.

Aquí os dejo el Playlist de nuestra cuenta de Spotify, con muchas más canciones HAPPY!

HAPPY BRUNCH

A. Denota

Esta noche es Nochebuena

No tenemos nada que hacer, ya está aquí… las señales están por todas partes, lo veo, lo huelo… Nada hay tan irremediable como la época navideña, cualquier otro compromiso o celebración puede ser eludido y grácilmente evitado. Pero ni una buena gripe nos librará, es imposible. No hay enfermedad común que dure del 24 de diciembre al 6 de enero. Así que, amigos, mejor será intentar disfrutarla de la mejor manera.

Ha llegado ese momento irremediable en el que dejamos de ser los seres que llegan a casa de los abuelos con la naricilla roja y ganas de jugar con los regalos de Papa Noel, ahora nos toca ser anfitriones de estas fiestas, y sinceramente no es fácil.

Es una ocasión más en las que te das cuenta del valor de las madres y abuelas, cómo, ¿CÓMO consiguen hacer parecer fácil la preparación de un menú para 17 comensales con varios entrantes, primeros, platos fuertes, generalmente asados, postres caseros… preparación de una decoración maravillosa, performance para los niños, entrega de regalos  y lo más importante una banda sonora que haga que hasta disfrutemos de la navidad? ¿Cómo pueden ser nuestras madres y abuelas un ser perfecto mezcla de Martín Berasategui,  Juan Mari Arzak, un decorador del sacrosanto Telva o el Mueble, y un maestro capaz de ambientar las más selectas celebraciones?

No sé vosotros, yo necesito ayuda, la preparación de la mesa ya la hemos visto en una entrada anterior, y yo he elegido Noche de Cristal y Nácar. Como veréis es un ambiente súper elegante y especial, en mi familia Nochebuena es el evento principal de la navidad, y no hay hueco para la improvisación o para los experimentos, es un momento de disfrutar en familia y con cierto boato, en esta noche del año hasta mi hermano más alternativo se pone el traje.

Arreglado el punto decoración el tema cocina lo tengo complicado porque entre mis muchos defectos podemos incluir el cocinar… mal-fatal, eso sí, sigo las instrucciones divinamente  así que me voy a decantar por el menú propuesto, y soy un piche de cocina de excepción, el Watson que todo buen cocinero quiere cerca. Aunque el mejor consejo, amigos, sería casarse con un buen cocinero… es sin duda un win-win.

Pero con todo esto todavía no tenemos la magia lista, no hay nada peor que una cena de navidad maravillosa con una banda sonora de ruido de tenedores y copas, ese incómodo silencio que hace que te de pavor probar cualquier elemento demasiado crujiente debe ser por todos modos evitado, y ahí, ahí queridos compañeros amantes (o no) de la navidad es donde vengo a aportar algo de cordura.

Para el momento música digo BASTA al mundo María Carey, digo NO a Luis Miguel, basta! Pongamos cordura en una cena tan especial, yo os propongo que ya que tenemos esa mesa que hace que hasta a mí  me apetezca que llegue el 24… el buen gusto musical armonice la velada.

Desde el Mundo Leduet os proponemos algo diferente, proponemos una navidad que suene a la navidad de los años 50, proponemos una navidad que nos evoque a una noche patinando en el Rockefeller Center, proponemos Jazz, proponemos Frank Sinatra, proponemos Marva Whitney, proponemos esto porque, darle al link… Frank Sinatra – The Christmas Song, no es esta la mejor navidad? No es la navidad (Judy Garland- Have yourself a Merry Little Christmas) elegante, sobria, distinguida. Y porqué no…  mejor que la de vuestras hermanas y cuñadas, dejémonos llevar por la sana competitividad y hagamos al resto morder el polvo!!! Con todo esto, ahora estoy deseando que llegue J

Si queréis escuchar toda la música que os vamos proponiendo puedes seguir nuestras playlists en nuestra cuenta de Spotify Leduet.

¡Sólo tienes que darle al play!

Navidad – MUNDO LEDUET

A. Denota