Bizcocho de… ¡Gin Tonic!

Sólo el nombre de este postre ya anima a llamar a los amigos para invitarles a una cenita divertida en casa, verdad??? Al menos a mí me animó!!! Además, el gin tonic es una de las bebidas favoritas de muchos amigos nuestros con lo que sabía que el éxito de la velada estaba prácticamente garantizado…

La receta es muy sencilla y el resultado increíble. El bizcocho queda súper suave y no es nada pesado. Eso sí, aviso a navegantes, este postre, aunque en pequeña cantidad, lleva alcohol, ya que el alcohol del glaseado no se evapora durante el proceso de elaboración. Os lo comento por si entre vuestros invitados hay alguien que no pueda tomar alcohol. Esta sinceridad tal vez también anime a otro invitado a tripitir postre…. ;)

¿Comenzamos?

Ingredientes para el bizcocho:

1/4 taza de ginebra
1/4 taza de leche
jugo de 1 limón
3 tazas de harina
4 huevos grandes
2 cucharaditas de levadura en polvo
1/4 cucharadita de sal
1 taza de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
1 y 3/4 taza de azúcar glacé
2 cucharaditas de extracto de vainilla
1 y 1/2 cucharadas de cáscara de limón

Ingredientes para el Glaseado de ginebra:

1 y 3/4 tazas de azúcar glacé
5 cucharadas de ginebra
el jugo de 1 limón

Precalentamos el horno a unos 180 ºC .

En un bol mezclamos la harina, la levadura en polvo y la sal. Reservamos.

En el vaso de la batidora eléctrica (gracias a mi madre para mí siempre será “la minipimer”) batimos la mantequilla a velocidad media hasta que quede cremosa. A continuación añadimos el azúcar y batimos a velocidad media-alta hasta que quede esponjoso, serán unos 5 minutos. Vamos añadiendo cada huevo uno a uno, batiendo hasta que esté totalmente incorporado antes de añadir el siguiente. Agregamos la vainilla y la ralladura de limón y mezclamos bien toda la crema.

En este punto añadimos la ginebra, la leche y el jugo de limón, mezclamos todo bien hasta que se una perfectamente. Añadimos la harina restante y batimos hasta que esté combinado. Vertemos la mezcla en un molde engrasado y horneamos durante 35-40 minutos, hasta que la superficie esté dorada.

Retiramos la tarta y hacemos unos agujeteritos sobre la parte superior con un palillo o tenedor para que el glaseado que vamos a hacer penetre un poquito en el bizcocho. Mezclamos los ingredientes del glaseado y vertemos sobre el pastel inmediatamente mientras todavía está caliente. Luego dejar enfriar el bizcocho completamente. Podemos decorarlo con unas rodajitas de lima o a quien le guste incluso con unas de pepino (pero ojo! el pepino tiene un sabor más fuerte y hay a mucha gente que no le gusta, estar seguros de acertar)

bizcocho-gin-tonic

Esta receta puede ser perfecta para una reunión entre amigos. Encaja perfectamente como postre de una cena o incluso acompañando a una cata de gin tonics.

 

Bon appetit!!!

 

S. Lasal

Anuncios

Sólo ellas

A la mayoría de las mujeres nos encantan las flores. Nos gustan como complemento de decoración. Nos gustan por su aroma. Nos gustan como acompañantes de un largo y relajante baño y, sobre todo, aunque la mayoría de nuestras parejas no se “quieran enterar”, nos gusta que nos las regalen.

La cuestión es que las mujeres y las flores tenemos una relación especial. Pero nunca había pensado en las flores como acompañante de un plato, ¡¡incluso como un plato!! Mirando y mirando he descubierto que hay muchas recetas en las que están incluidas. Sobre todo en ensaladas. Pero buceando en esta inesperada curiosidad descubrí una manera muy original de dar un toque especial a tus menús: Cubitos de hielo con flores…

La verdad es que más sencillo y más vistoso no puede ser. No hace falta que expliquemos cómo hacerlo ;) Pero os incluimos unas fotos de los resultados para inspiraros. Nosotras nos liamos la manta a la cabeza y además de flores, hicimos cubitos con frutas del bosque, con hierbabuena, con cáscara de lima e incluso unos con endrinas para los gintonics… Todo el mundo quedó sorprendido.

hielos de flores

hielos de flores

Os invitamos a experimentar y mandarnos alguna fotito de cómo os quedan vuestras combinaciones. En la decoración la imaginación no tiene límites, y en leduet nos encanta compartir y descubrir nuevas ideas.

¡¡¡Feliz Semana Santa!!!

S.Lasal

Un flechazo a todo color

Llevaba años queriendo ir…  la curiosidad, las opiniones encontradas, las pelis, la música, la imaginación… todo se amontonó en mi cabeza nada más saber que por fin iba a conocer Marrakech.

¡¡Marrakech, qué lugar!!  No imaginé nunca que me impresionaría tanto.

Tomar té en las terrazas, el olor a especias y a cuero, el bullicio de “Place Jemaa el fna”, los zumos de naranja, el humillo que envuelve la ciudad, el Riad impresionante donde nos alojamos, perderse en el laberinto de la Medina, el hamman, los vinos deliciosos que allí descubrimos (Domaine de Sahari y Medaillon), el sabor especial de la comida, el ir y venir del zoco, ¡hasta el regateo!…. todo me gustó. Pero si hay que elegir algo, me quedo con los colores de la ciudad. El mercado de las telas, viendo cómo tintaban los tejidos, o los puestos con especias colocadas en perfectos conos multicolores… Podría haber estado horas en el “Café des épices” observando desde lo alto a decenas de personas correteando de un lado para otro con sus atuendos de mil colores. O en la terraza del “Café de France” viendo atardecer… ¡qué cielo! Nadie de los que íbamos pudo pronunciar palabra durante varios minutos… me pareció, sencillamente, precioso.

marrakesh_leduet

Y claro, después de tal flechazo, nada más volver a la dura realidad decidí…  organizar una cena homenaje a nuestro viaje!! Y aunque los que habéis estado en Marruecos, u os gusta su comida, seguro que conocéis la receta, para mí fue un descubrimiento y decidí invitar en casa a una Pastela de pollo y almendras. La receta la conseguí en “Sweet & Sour”, y la verdad es que salió muy rica,  y como nuestro viaje estaba tan reciente decidí acompañar el plato con una decoración muy marroquí. La mesa Marrakech os la enseñaremos muy pronto en www.leduet.es. Estamos ultimando los detalles.

Espero que os guste, aquí os dejo la receta:

PASTELA DE POLLO Y ALMENDRAS

pastela de pollo y almendras

INGREDIENTES:

Para el envoltorio:
– 8 hojas de pasta brick.
– 50 gr de mantequilla derretida.
– 1 yema de huevo.

Para el relleno:
-2 muslos de pollo y 2 contra muslos.
-1 manojo de perejil.
-2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
-1 cebolla grande.
-1/2 manojo de cilantro fresco.
-1/4 cucharadita de azúcar.
-1/4 cucharadita de sal.
-1/4 cucharadita de pimienta recién molida.
-1/4 cucharadita de nuez moscada.
-1/4 cucharadita de Jengibre.
-4 hebras de azafrán.
-1/4 cucharadita de Canela
-60 cl de agua o caldo de pollo.
-3 huevos.

 Para el Mazapán de almendras:
– 125 gr de almendras.
– Aceite para freír las almendras.
– 25 grs de Azúcar Glass.
– Un poquio de canela.

PREPARACIÓN:

El relleno:

En una olla grande ponemos el aceite, las cebollas en rodajas, el cilantro picado, la sal , la pimienta, el azúcar y las especias. Mezclamos y colocamos encima los muslos enteros. Sofreímos a fuego vivo. Añadimos el agua. Esperamos a que hierva. Bajamos el fuego, y dejamos cocer a fuego suave durante 30 minutos tapado. Sacamos los muslos, los deshuesamos y desmigamos la carne. Dejamos cocer la salsa a fuego muy lento unos 15 minutos más.
En la salsa reducida vamos cascando los huevos uno a uno a fuego muy lento y sin dejar de remover. Retiramos del fuego. Añadimos el pollo desmigado y revolvemos bien para que todo se mezcle. Reservamos. Precalentamos el horno a 180-200ºC.

El Mazapán de almendras:

Freímos las almendras en una sartén con una cucharada de aceite. Deben quedar doradas pero no quemarse. Las secamos para quitar el exceso de aceite y trituramos. Llevamos a un bol y le añadimos el azúcar glass y la canela. Reservamos.

El montaje del pastel:

En el centro de un molde de unos 17 cm bien untado con mantequilla, disponemos tres o cuatro hojas de brik untadas cada una de ellas con mantequilla, superpuestas en el centro para que soporte el peso del relleno y la pastela no se rompa, pero que los bordes sobresalgan y cuelguen bastante por los laterales del molde. Sobre este fondo disponemos una capa de mezcla de almendra. A continuación colocamos una hoja en el centro untada con mantequilla y sobre ella una capa del relleno de pollo. Una nueva hoja impregnada con mantequilla y relleno de almendra y una nueva hoja y relleno de pollo.

Cerramos la pastela con la hojas que sobresalen, colocándolas sobre el centro, y sobre ella colocamos un par de hojas más untadas con mantequilla, para terminar de envolverla. Utilizamos la yema para pegar las hojas y que el pastel quede bien cerradito.

Horneamos 20 minutos.

Colocamos en una fuente de servir y espolvoreamos con azúcar glass y canela de forma decorativa.

Bon appétit y….. ¡¡hasta pronto, Marrakech!!

S.Lasal

¿Bruncheamos?

He de confesar que la primera vez que oí hablar del brunch me pareció, tan sólo, una forma elegante de llamar al aperitivo de toda la vida. Pero al poco tiempo el oído se hizo y empezó a sonarme mucho más “in” decir que había quedado para tomar el “brunch”  que  para ir de cañas…

Mi amiga Mara dice que soy una enamorada de los anglicismos. Puede que tenga razón. Tal vez por eso, esta moda gastronómica enseguida me atrajo más de lo debido, y reconozco que alrededor de estas reuniones hay algunos detalles que me gustan muchísimo. Tanto, que últimamente he empezado a sustituir alguna que otra comida de domingo con amigos por un divertido brunch en casa. Lo que más me gusta es la diversidad de platos que puedes incluir y lo sencillo que es de organizar. Porque no tiene un protocolo establecido, porque tus invitados no tienen porqué estar de principio a fin del evento, porque se puede innovar un poquito más en los menús, introduciendo decoraciones y platos más divertidos, y bueno… también… porque está de moda!! ;-)

A continuación os dejo algunas recetas bastante sencillas pero muy muy lucidas que podrás incluir si decides organizar un brunch en casa. Eso sí, recordad algunas pautas que no podéis olvidar:

La decoración de un brunch en casa debe ser cuidada. Todo colocado de una forma determinada multiplicará el valor de vuestras recetas. Aquí os dejo algunas ideas que proponemos en leduet si os decidís.

No olvidéis que en un brunch debe haber tanto productos dulces como salados.

Las bebidas deben tener también su rinconcito importante. Por tratarse de horas de media mañana y temprana tarde, lo ideal es que incluyáis tés, zumos, cócteles y combinados refrescantes y ligeros. Evita alcoholes de alta graduación, pero unas copitas de cava o champagne y unos buenos gin tonics siempre dan un toque de alegría.

La hora de reunión debe ser entre las 12-13 de la mañana.

y el menú debe estar formado por raciones individuales, ya que uno de los puntos fuertes del brunch es que tus invitados estarán de pie la mayoría del tiempo, lo que facilitará que todo el mundo se relacione con todo el mundo. No se lo pongáis difícil obligándoles a ir con un platito en la mano toda la tarde.

Y dicho esto… ¿bruncheamos?

Para organizar un BRUNCH, en lugar de recetas, os voy a proponer distintos aperitivos, muy sencillos, que os acompaño con una foto para daros ideas de cómo solemos hacer las presentaciones de los platos en este tipo de eventos. Si de algún aperitivo queréis más detalles o tenéis dudas de cómo hacerlo o de los ingredientes adecuados sólo tenéis que escribirme a leduet@leduet.es y os lo enviaré encantada.

En la mesa, en un lugar accesible a todos, prepararía unos centros con mantequillas saborizadas (de romero, de higos, de ajo y perejil, de albahaca….) con mermeladas de sabores en tarritos de cristal y en una bonita botella vintage no puede faltar el aceite de oliva virgen extra y la sal.

Los centros deben ir acompañados de una cestita de mimbre llena de distintos tipos de panes – Tened en cuenta si entre vuestros invitados hay algún celiaco para incluir también pan para él/ella. Se agradece mucho cuando el anfitrión tiene en cuenta los gustos y alergias de cada invitado. Podéis usar las pizarritas con pinzas para identificar cada barrita de pan.

brunch_leduet

1. Ensaladillas rusas presentadas en tarritos de cristal individuales (y cada una con su cucharita).

2. Tortitas y/o crepes con la posibilidad de que cada invitado lo rellene de mermelada, nutella o para los menos dulces de embutido o incluso algún ahumado.

3. Montadito de foie y huevo de codorniz.

4. Pizza de tomates cherry, queso de cabra y cebolla. Elegid tomatitos cherry de colores y alguna hoja de albahaca que le dará más colorido a la pizza.

5. Yogurt con fresas y galletas.

6. Huevos Benedictine no pueden faltar en un brunch, son el plato estrella.

7. Taquitos de melón con jamón.

8. Mantequillas saborizadas.

9. Macedonia de frutas en brocheta.

10. Tabla quesos– esta presentación siempre la hago sobre fuentes de pizarra y escrito con tiza qué tipo de queso es.

11. Canapés de salmón marinado en té con eneldo y queso fresco.

12. Montadito de espárragos a la plancha y parmesano.

13. Ensaladitas caprese individuales con sus tomates cherry y albahaca.

14. Cesta de panecillos individuales variados.

15. Tartaletas de setas salvajes con parmesano.

 Y siempre, siempre…. algo de chocolate para rematar.

Bon appetit!!!

S. Lasal

Un menú navideño fuera de lo común

Las conclusiones a las que a veces llegamos sólo por pequeños detalles me parecen dignas de estudio. Hace tan sólo unos días, justo antes de inaugurar este blog, un inesperado encuentro me hizo cambiar mi primera receta. Aunque la temática sigue siendo la Navidad, gracias a Dios mi estudio no debe ser tan profundo, decidí que no iba a contaros una “típica” aunque deliciosa (y estudiada) receta navideña.
Os voy a proponer un menú diferente. Muy personal. Con ingredientes clásicos de la época del año en la que nos encontramos pero que no suelen estar incluidos en los menús navideños. Acorde con las mesas que os proponemos en Leduet, todas tienen un toque tradicional pero los detalles las hacen completamente únicas y originales.


La Navidad ha llegado, que cada uno la disfrute a su manera. Pero que la disfrute mucho.

Menú:
Canelones de Brandada de bacalao con escalibada de berenjenas.
Codorniz confitada en aceite de jengibre con verduritas.
Trufas de chocolate al ron con cardamomo.

recetas_leduet

1. Canelones de Brandada de bacalao con escalibada de berenjenas
Ingredientes para los canelones: (4 comensales)
16 placas de canelones
3 dientes de ajo
450 gr de migas de bacalao desalado
un poquito  de Nata líquida
1 litro de Bechamel
Queso Rallado
Aceite de Oliva Virgen extra
Sal
Ingredientes para la escalibada:
2 pimientos rojos grandes
2 berenjenas grandes
Azúcar
Sal

Elaboración:
Comenzamos con la brandada de bacalao. En una sartén con aceite ponemos los ajitos cortados y dejamos que se doren un poco. Añadimos el bacalao y damos unas vueltas hasta que ligue con el aceite y retiramos del fuego. Lo introducimos en la batidora y vamos añadiendo la nata poco a poco, hasta conseguir textura de mahonesa. Reservamos.
Aparte, en un cazo con agua hirviendo y sal, ponemos a cocer la pasta, según indicaciones del fabricante. Reservamos.
Una vez que las placas estén frías las rellenamos con la brandada de bacalao y vamos colocando en una fuente.  Cubrimos los canelones con la bechamel que hemos mezclado con la escalibada y espolvoreamos con queso rallado. Introducimos en el horno precalentado a 200 º unos 15 minutos aproximadamente. Servimos rápidamente.
Preparación de la de escalibada:
Asamos las berenjenas y los pimientos rojos en el horno. Cuando estén los pelamos y quitamos las pepitas. Una vez limpios, trituramos en un recipiente junto con la bechamel, comprobamos de sal y añadimos una pizca de azúcar.
Emplatado
A  la hora de introducir los canelones en el horno, seguimos estas pautas: En una fuente alargada hacemos una cama muy finita con la bechamel. Colocamos los canelones perfectamente alineados encima y los regamos haciendo líneas con el resto de la bechamel.
A la hora de servir, podemos completar el plato añadiendo a la sartén unos segundos unas lascas de parmesano, sirviéndolas a modo de crujiente.

2. Codorniz confitada en aceite de jengibre con verduritas
Ingredientes (4 comensales):
4 codornices
1 pimiento rojo y un pimiento verde
1  cebolleta
1 zanahoria
5 dientes de ajo grandes
4 rodajas gruesas de jengibre fresco y un trocito más rallado.
Salsa de soja
Pimienta negra
Aceite de oliva Virgen extra
Sal


Elaboración:
En una cazuela introducimos las codornices salpimentadas al gusto, las doramos por todos sus lados. A continuación, en otra cazuela, donde se estarán confitando a unos 65-70 grados, el jengibre y dos dientes de ajo, añadimos las codornices y dejamos confitar durante 40 minutos (el tiempo puede variar según el tamaño de las aves).
Mientras las codornices se confitan vamos preparando las verduritas. Las cortamos en tiras lo más homogéneas posibles para que luego la presentación del plato quede más vistosa.
En un wok (o sartén si no se tiene) ponemos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y salteamos todas las verduras a excepción de la cebolleta que, como se hace antes, la uniremos un poquito después. Añadimos el jengibre rallado, pimienta negra y nada de sal porque la salsa de soja ya es bastante salada.
Cuando empiecen a estar tiernas, pero que todavía se conserven crujientes, añadimos la cebolleta, la salsa de soja y mezclamos todo bien, pasados unos minutos retiramos.

Emplatado:
Sirve una cama de verduras con salsa de soja y sobre ella coloca la codorniz confitada bañándola con una cucharada del aceite de jengibre que resultó de la elaboración.

3. Trufas de chocolate al ron con cardamomo

Ingredientes:
200 g chocolate – hay una tableta de la marca Nestlé (Nestlé  chocolate negro para repostería) con la que quedan muy ricas
50 g mantequilla
250 ml nata liquida
20 ml ron
Cacao en polvo – o fideos de chocolate


Elaboración:
Se calienta la nata en un cazo y cuando comienza a hervir se vierte sobre otro bol donde tengamos el chocolate en trocitos. Se bate enérgicamente para conseguir que se ligue todo perfectamente. A continuación se incorpora la mantequilla y el ron y un par de semillas de cardamomo muy muy machacadas y se mezcla todo bien
Añadir la semillita de cardamomo da  un toque fresco y a la vez medio picante, tipo el sabor que te queda después de tomar un AfterEight.
Dejamos reposar la mezcla hasta que se enfríe a temperatura ambiente antes de meter el bol en la nevera. Cuando la mezcla está bien firme, se hacen pequeñas bolitas con la ayuda de unas cucharitas de café, y las rebozamos en cacao o en los fideos de chocolate (lo que más nos guste) y se presentan en pequeñas cápsulas.  Reservamos en la nevera hasta la hora de servir.

Bon appetit!!

S. Lasal